En la predicción de los desprendimientos, la pregunta que a todo el mundo le preocupa es ¿Cuándo?

Lamentablemente, a primera hora de la tarde, la geología se convertía en noticia. Una caída de piedras de grandes dimensiones cortaba la carretera LV-9124 y sepultaba un vehículo en el que viajaban un matrimonio, en Castell de Mur (Pallars Jussà). Aprovechando esta noticia y para entender la dificultad de predecir el momento exacto en el que se va a producir un desprendimiento hemos querido rescatar un trozo de la entrevista que realizamos a un especialista en fragmentación de macizos rocosos, Roger Ruiz-Carulla, el 14 de febrero de 2018.

img_cgallego_20180416-190812_imagenes_lv_terceros_es1-kneg-u442622797794pje-992x558lavanguardia-web

Imagen del grave desprendimiento de piedras en la carretera LV-9124, cerca de Castell de Mur (BOMBERS DE LA GENERALITAT) (Fuente: La Vanguardia)

La entrevista se realizó aprovechado que Roger estaba participando en las Jornadas de puertas abiertas de la Escuela de Caminos, en el Campus Diagonal Nord de la UPC. Lo encuentro rodeado de posibles estudiantes de la escuela y de drones, herramienta que utiliza habitualmente en sus trabajos de investigación para la obtención de datos.

roge_ruiz_carulla_desprendimientos-1024x562

Roger enseñando uno de sus drones durante las Jornadas de puertas abiertas de la Escuela de Caminos (Autor: M.González)

Buenos días Roger, muchas gracias por atendernos en un día como hoy. A lo largo de esta mañana, te hemos podido ver explicándole a las nuevas generaciones como utilizas los drones en tus trabajos diarios. ¿De dónde viene esta pasión? y ¿Qué aportan en los trabajos de ingeniería geológica?

Realmente los drones han sido y serán toda una revolución. Para nosotros son una herramienta que nos permite caracterizar el entorno en el que tenemos que realizar una actuación concreta. Empezamos a utilizarlos en el campo de los riesgos naturales, por una cuestión de seguridad. En el caso concreto de desprendimientos, la obtención de datos para su evaluación implica estar muchas horas en la montaña, expuesto al peligro. Si por casualidad se desencadena uno de ellos mientras estás trabajando, puedes salir herido incluso morir. Entonces, vimos en el mundo del dron, la posibilidad de tomar datos de forma más segura, alejados de la zona de alcance de los desprendimientos. Otra ventaja es que con un vuelo de corta duración, de entre 20 minutos y una hora, dependiendo de las características y de la extensión de la zona de estudio, podemos obtener datos para trabajar meses en la oficina, en un entorno seguro, analizando detalles que no alcanzaríamos a observar en el campo.

En resumen, el dron para nosotros no es un objetivo, sino una herramienta que nos ayuda a coger datos de calidad de la zona de estudio, y resolver problemáticas de diferentes disciplinas.

Saltamos a tu tesis, que por cierto, estas a punto de finalizar. Tu principal actividad investigadora se enmarca dentro de los riesgos geológicos y concretamente en la fragmentación de desprendimientos en macizos rocosos. En la mitigación y gestión de los riesgos geológicos, y en particular, en los desprendimientos, ¿qué aporta tu tesis?

Muchas veces desde el mundo académico nos fijamos en detalles, que pueden tener mucho interés para la investigación, ya que a los científicos nos gusta observar y entender la naturaleza, ponerle ecuaciones, y realizar modelos que expliquen su dinámica. Pero al final lo más importante es transferir este conocimiento en la mitigación y gestión del riesgo.

En mi caso concreto, el de los desprendimientos, hasta ahora cuando se hacían simulaciones no se tenía en cuenta que la masa se fragmentaba. Este hecho, generaba que la simulación no fuera del todo realista. Ya que no es lo mismo que un desprendimiento de 1 m3 baje sin fragmentar e impacte con una casa, a que ese mismo bloque se fragmente en 150 bloques de dimensiones más pequeñas, y se convierta en una lluvia de piedras. La peligrosidad no es la misma, las trayectorias no son las mismas, y consecuentemente, el riesgo y las medidas de mitigación también son diferentes.

En esta investigación nos estamos centrando en caracterizar cómo funciona la fragmentación para poder evaluar mejor el peligro y en función de ello analizar las medidas de mitigación que se tienen que utilizar. Y sobre todo, tener muy claro, que cuando estamos frente a un riesgo de desprendimientos rocosos, antes de empezar a hacer ninguna actuación, hay que plantear escenarios con distintos grados de fragmentación y entender las consecuencias de cada uno de ellos.

La comunidad científica coincide en que por ahora no es posible predecir los terremotos. No podemos saber qué día, en qué lugar y de qué tamaño va a ser un terremoto, y que las únicas estrategias posibles para reducir sus efectos y protegernos de ellos son la prevención sísmica y la preparación ante el desastre. Del análisis de los macizos rocosos identificamos unas zonas potenciales de salida, en las que podemos estimar unos potenciales volúmenes característicos que se pueden desprender de esa ladera, pero ¿podemos con el tiempo llegar a saber cuánto nos queda para que se produzca la rotura? Parámetro indispensable para que un sistema de alerta temprana funcione. ¿Qué me puedes decir sobre la predicción de desprendimientos? ¿Estamos lejos?

La comparación con los terremotos es muy buena. Con el dron podemos sacar un modelo muy detallado, distinguir muy bien las cicatrices, ver el estado de las juntas, calcular los volúmenes, hacer un análisis de estabilidad, y realizar simulaciones de qué pasaría si cae un desprendimiento. Pero la pregunta que a todo el mundo le preocupa es ¿Cuándo?

Cuando estudias geología, la percepción temporal cambia, ya que hablamos de millones de años. Cuando un geólogo te dice que algo es inminente, quizás te está hablando de 200 años o de 500 años. En el mundo económico-empresarial, o en la vida de una persona, inminente no son 500 años, son 5 minutos o 1 hora. Hoy en día, cada vez más, la tecnología permite, a partir de una buena caracterización de  la zona de salida,  instalar sensores de diferente tipo, con los que puedes medir, día a día, cómo se abre una grieta; o sensores con los que puedes escanear toda la ladera para medir la deformación de la pared y calcular su velocidad de deformación. Si aumenta su velocidad, puede estar indicando que se va a romper en breve.

Los sistemas de alerta temprana para desprendimientos tienen algunas limitaciones, al ser sólidos-rígidos que se mueven muy rápido por el espacio. Por ejemplo, si ponemos un semáforo cerca de la zona de salida, no dispondremos de tiempo para cortar el tráfico. En edificaciones, al estar fijas en el espacio, tampoco funcionaría, la alternativa sería diseñar un sistema de evacuación, pero ésta no sería viable, al no disponer de tiempo para evacuarlas.

En el caso de los terremotos es muy similar, la sacudida dura segundos, no puedes evacuar, si el edificio no ha colapsado, hay que salir con tranquilidad, manteniendo la calma, de forma ordenada y alejarte de ellos, a zonas abiertas.

Por eso te decía que la analogía era muy buena, porque es muy difícil predecir la temporalidad. Podemos predecir espacialmente cuales son las zonas de actividad, pero es muy difícil predecir el instante en el que van a ocurrir. Los dos ejemplos tienen la característica que son de muy corta duración y alta intensidad, y por ello es muy difícil poder hacer evacuaciones, básicamente por el breve tiempo de gestión con el que contamos.

Podemos predecir espacialmente cuales son las zonas de actividad, pero es muy difícil predecir el instante en el que van a ocurrir.

Dentro de unos años, quizás décadas, con sistemas de inteligencia artificial, la predicción de los desprendimientos podría ser una realidad. Los sistemas, que aprenden muy rápido, estarán respaldados con ordenadores que tendrán mucha más capacidad de análisis y de responder frente a algo que se está midiendo de forma continuada.

Dentro de unos años, quizás décadas, con sistemas de inteligencia artificial, la predicción de los desprendimientos podría ser una realidad.

Entrevista completa en: http://www.eduscopi.com/comunicaciocientifica/2018/03/12/roger-ruiz-carulla-desprendimientos/

¡A por la décima Olimpiada de Geología!

La Olimpiada Española de Geología es una competición académica cuyos principales objetivos son promover el estudio de las Ciencias de la Tierra entre los jóvenes estudiantes, resaltar la importancia de esta disciplina en el mundo actual y promover su progreso y divulgación.

La Olimpiada va dirigida a todos los alumnos del sistema educativo español que estén matriculados en cuarto de ESO o Bachillerato. Es una iniciativa impulsada por la Asociación Española para la Enseñanza de las Ciencias de la Tierra (AEPECT) en colaboración con la Sociedad Geológica de España (SGE), que cuenta con el apoyo de muchas instituciones y organizaciones como el Instituto Geológico y Minero de España (IGME), la Conferencia de Decanos, numerosas universidades y centros de enseñanza secundaria, museos científicos, Geoparques, el Ilustre Colegio Oficial de Geólogos (ICOG), Repsol, la FECYT y el Ministerio.

“ Una oportunidad para fomentar el estudio de carreras geocientíficas entre los alumnos de bachillerato”

Origen

Para conocer su origen tenemos que remontarnos al año 2003, cuando la Sociedad Coreana de Ciencias de la Tierra organiza,  por primera vez,  su olimpiada nacional. En 2004, durante el Congreso Internacional de Geología, celebrado en Florencia, se acuerda que esta iniciativa sería impulsada anualmente por la International Geoscience Education Organisation (IGEO). Y en 2007, con motivo del Año Internacional Planeta Tierra (AIPT)  se organiza la Iª Olimpiada Internacional de Ciencias de la Tierra (IESO) en Seúl (Corea).  Desde entonces, la Olimpiada Internacional se ha organizado ininterrumpidamente en diferentes países como Corea, Filipinas, Taiwan, Indonesia, Italia, Argentina, India, España, Brasil, Japón y Francia.

En España, en 2008 se intentó impulsar esta iniciativa, pero por falta de presupuesto no se llegó a celebrar.  La primera Olimpiada a nivel autonómico se celebró en el País Vasco, en 2009, impulsada por un grupo de profesores de la Facultad de Ciencia y Tecnología (Universidad del País Vasco).  La gran acogida que tuvo animó a impulsar las Olimpiadas a nivel nacional. Así, durante el mes de febrero de 2010 se celebró la Fase Territorial, a nivel provincial, con la participación de 600 estudiantes de 14 provincias.

La participación del equipo español en la Olimpiada Internacional se produjo por primera vez en la Quinta edición de la IESO en Módena (Italia), en 2011. Desde entonces se ha participado en todas las ediciones.

Las fases de la competición

La Olimpiada se desarrolla en tres fases: Fase Territorial, Fase Nacional y Fase Internacional.

La Fase Territorial se realiza en las Sedes Territoriales, que pueden estar constituidas a nivel de provincia, grupo de provincias, comunidad autónoma, ciudad autónoma o centros españoles en el extranjero. Para facilitar la participación de los estudiantes, si una sede no cumple los requisitos, los participantes pueden unirse a sedes de otros territorios. Los ganadores de las sedes territoriales representan a su territorio en la Fase Nacional. Las Sedes Territoriales han aumentado desde su primera edición de 14 provincias, hasta 35, en la última edición. Y los participantes han pasado de 600, en 2010, a 3600, en 2018.

Olimpiada_geologia_Territorial

Olimpiada_geologia_provincias

La Fase Nacional generalmente se celebra a finales del primer trimestre del año, su sede es itinerante, y se escoge entre las propuestas recibidas en la Comisión Nacional de la Olimpiada de Geología. Desde 2010 la Fase Nacional se ha celebrado en Madrid, Santander, Girona, Toledo, Alicante, Jaca (Huesca), Béjar (Salamanca) y Segovia. En 2019 la X Olimpiada se celebrará en Cáceres. Los cuatro primeros clasificados participaran en la Olimpiada Internacional como miembros del Equipo Español.

Olimpiada_geologia_nacional

La Fase Internacional está organizada por la International Geoscience Education Organisation (IGEO). En esta fase las delegaciones de los países participantes  están formados por los 4 estudiantes ganadores de la fase nacional y dos profesores acompañantes. De forma excepcional, la organización puede invitar a científicos y educadores destacados en calidad de observadores. Este año la Olimpiada tendrá lugar en IESO (2018) Kanchanaburi (Tailandia) del 8 al 17 de agosto de 2018.  Los resultados que se han obtenido en esta fase por el equipo español han sido excelentes: varias medallas de plata y bronce, así como diversos diplomas por nuestra participación en las pruebas de la International Team Field Investigation (ITFI) y en el Earth System Project.

“Competición con proyección internacional: La Fase Nacional tiene su continuidad en la Olimpiada Internacional de Ciencias de la Tierra (IESO)”

Un punto de encuentro entre el alumnado y profesorado de Enseñanza Secundaria y la comunidad universitaria y científica

Las Olimpiadas de Geología han contribuido a reducir la barrera, que a veces existe, entre el mundo universitario y científico, y el de enseñanza secundaria.  Por una parte, el entusiasmo que demuestran los estudiantes y sus preparadores en cada edición, ha contagiado y animado a numerosos científicos y a instituciones a involucrase cada vez más con la Olimpiada de Geología. Por otra parte, al poner en contacto profesores del mundo universitario con profesores de secundaria, y conocer su día a día, se han creado colaboraciones que enriquecen los dos mundos. Se han organizado jornadas de formación, conferencias, talleres, que sirven a los profesores de secundaria para sus clases.

“La competición que acerca la enseñanza secundaria con el mundo universitario y científico”

Impacto de las Olimpiadas de Geología en la sociedad

La celebración de las Olimpiadas de Geología ha promovido el estudio de carreras  geocientíficas entre los alumnos de bachillerato de nuestro país. Ha reforzado la colaboración entre todas las instituciones implicadas en la enseñanza y difusión de la Geología,  y entre el mundo de la enseñanza de la Geología y el mundo profesional.  Ha mejorado la visibilidad de esta disciplina en los medios de comunicación y en la sociedad. Ha reforzado el sentimiento de pertenencia a una misma comunidad entre los docentes de Geología de los niveles universitarios y de Enseñanza Secundaria. También, de forma complementaria, ha promovido múltiples actividades de divulgación como talleres, excursiones geológicas, Visitas guiadas a museos, confernecias, seminarios, Geoyincanas, etc.

Finalmente, esta iniciativa no sería posible sin el esfuerzo desinteresado y entusiasta de centenares de profesores, y  sin las subvenciones recibidas por el sector público y privado.

A todos ellos ¡Muchas gracias!

¡Nos vemos en  la décima Olimpiada de Geología en Cáceres!

Big Bang Blog

Bienvenid@s al blog de la aepect

Dicen que un blog es la parte humana de una web y que te permite conectar con personas que comparten los mismos intereses en un solo click. El blog cuatromilquinientosmillones nace con el espíritu de ser una herramienta de comunicación complementaria a la web de AEPECT , dirigida a todas aquellas personas interesadas por las Ciencias de la Tierra.

Desde cuatromilquinientosmillones queremos ofreceros no sólo contenidos relacionados con las diferentes actividades que realizamos desde AEPECT, sino también, tratar temas de actualidad mediante artículos, noticias, links, reseñas o entrevistas con diferentes especialistas, con el objetivo de acercar las Ciencias de la Tierra y las disciplinas afines a todos nuestros lectores.

cuatromilquinientosmillones es aproximadamente  la edad de la Tierra, el planeta en el que vivimos. Un planeta que durante su historia ha sufrido uniones y divisiones continentales, variaciones en el nivel del mar, cambios climáticos, extinciones y apariciones de especies. Un planeta dónde, de manera continua, se producen fenómenos naturales que modifican nuestra vida. Un planeta del que extraemos todos los recursos que necesitamos para existir.

¿Quieres conocerlo?¡ Este es tu blog!

¡Bienvenid@s!